copywriting emocional:
emociones que venden

Hay negocios que piensan: «lo que ofrezco es tan bueno que se vende solo…»

Pero la cruda realidad es otra: nada se vende solo. Hay que darle un pequeño empujón. 

Copia-de-Isaura-_-Fotos-blog-12-os46vpnuub79cmu67va10oa5dx6jzxlvnek0d63b1c-min

“Si vas a degüello presentando las características de tu producto o servicio, es muy posible que lo más que consigas es un gran bostezo.”

Por eso a veces es mejor tomar el camino “largo”, y dedicar un tiempo a empatizar con tu cliente. 

Antes de venderle cualquier cosa, es importante entender qué necesita, qué le duele y qué busca

La pregunta del millón es ¿qué problema tiene nuestro cliente que nosotros podemos solucionar?​

Copia-de-Isaura-_-Fotos-blog-12-os46vpnuub79cmu67va10oa5dx6jzxlvnek0d63b1c-min

¿QUÉ ES EL COPYWRITING EMOCIONAL?

En realidad copywriting emocional es un término redundante. El copywriting se ocupa de escribir textos publicitarios, y la publicidad no se entiende sin apelar a las emociones. 

El copywriting es entender que al otro lado hay una persona con sentimientos y motivaciones propias; no un robot que toma decisiones basadas en la fría lógica. 

Por eso, el objetivo es crear una conexión entre el cliente y tú. Ofrecer experiencias, transformaciones, beneficios… algo que te mueva por dentro, llámalo X.

Y por supuesto, ir un pasito más allá y conseguir que esa emoción se transforme en una acción. 

Si eres capaz de combinar la dosis justa de emoción y movimiento, tu campaña de marketing será un éxito. 

copywriting emocional y storytelling: estamos hechos de historias

Desde que las tribus primitivas se juntaban alrededor de una hoguera para compartir relatos, hasta los cuentos infantiles que nos enseñan a comprender el mundo. 

No hay ser humano que se resista al poder de una buena historia. 

Por eso el storytelling es una de las grandes técnicas de marketing, no solo para vender sino para conseguir engagement: que el cliente se identifique con lo que le cuentas y relacione la emoción que le provocas con la experiencia de compra. 

¿Quieres un ejemplo? Cualquier anuncio de los “grandes” de Navidad, como estos: 

ASÍ TIENES QUE HABLARLE AL CEREBRO: COPYWRITING EMOCIONAL Y NEUROCOPYWRITING

Neuro ¿qué? Últimamente la neurociencia se ha puesto de moda aplicada al marketing. Pero eso no significa que tengas que montar un laboratorio en la oficina. 

En realidad, lo único que quiere decir es que cada vez entendemos mejor cómo funciona el cerebro, y que podemos aplicar esa información a nuestra estrategia de ventas. Y para eso jugamos a tres bandas: 

neuromarketing

1. EL CEREBRO LÍMBICO

Es el encargado de los sentimientos, y el destinatario de nuestras buenas artes de copywriting emocional: sorpresa, interés, deseo, amor, diversión, entusiasmo…

Las personas necesitamos conectar, y no vamos a comprar a una marca que nos cae mal sino a una que consigue llegarnos al corazón.

Aquí es donde tienes que trabajar los valores de tu empresa, para que tu cliente empatice con ellos. Por ejemplo, cuando compras «la chispa de la vida» no estás comprando tanto un refresco como una idea que encaja con tu visión de la vida. 

2. EL CEREBRO REPTILIANO

Es el que gestiona nuestros instintos primitivos, los relacionados con la pura supervivencia. 

Trabajar el copywriting aquí es apelar a beneficios rápidos y concretos: compra ahora, solo hoy, mañana lo tienes en casa…

3. EL NEOCÓRTEX

Es nuestra parte consciente y analítica. A este cerebro lo convencemos con datos puros y duros, por eso es muy importante que tu producto o servicio tenga “peso” y pueda aguantar todas las objeciones que seguro va a poner esta parte. 

Insiste en la garantía de satisfacción, utiliza cifras para convencer y, sobre todo, trabaja los testimonios: a nadie le gusta ser el primero en comprar algo. 

La combinación de estos tres lleva a la venta, aunque ten siempre en cuenta que la emoción es la puerta de entrada a todo lo demás. Primero engancha la parte límbica, y después “convence” al resto. 

La historia, los valores, el ritmo, la música… No te habla de ningún producto concreto, y la marca sale de fondo, pero ¿hay alguien a quien este anuncio no le dé “subidón”?

copywriting emocional: el secreto de la publicidad viral

Hemos hablado ya de engagement, y de cómo el copywriting emocional es el camino para conseguir no solo una venta, sino que el cliente se identifique con nuestra historia y nuestros valores.

Si lo consigues, te llevas de regalo dos bonus:

1. El cliente recuerda no solo el producto sino cómo se sintió con él, y estará mucho más dispuesto a comprar de nuevo, si vuelves a apelar a ese sentimiento. El copywriting emocional es una gran forma de fidelizar. Mira por ejemplo a Campofrío y sus campañas de «que nada ni nadie nos quite nuestra forma de disfrutar de la vida». A ver: que venden embutidos. Pero van mucho más allá, y apelan al sentimiento de tribu, a una forma de comer y relacionarnos que es muy nuestra. 

2. Cuando se produce esa conexión con la marca, el cliente se convierte en un embajador porque quiere compartir sus emociones con otros. De ahí nacen los virales, que pueden circular años y años por internet. Esa identificación surge donde menos te lo esperas: si no los conoces, busca Desatranques Jaen en Twitter y alucina. Hay gente que viaja a Andalucía solo para sacarse una foto con su camión, por no hablar de que tienen ya su propio merchandising

No hay una fórmula mágica para conseguir contenido viral (¡ay, si la hubiera!) pero en IsauraMedia tenemos una cosa clara: apelar a las emociones es una cuestión de empatía, no de presupuesto. 

Por eso muchos anuncios virales están hechos con dos duros. Y, aunque te hemos puesto un par de ejemplos de marcas grandes, el copywriting emocional está al alcance de cualquier empresa. 

Mira por ejemplo la página de Genea, una consultoría ambiental que apela directamente a valores como ecología, sostenibilidad, responsabilidad, pertenencia…. y todo con seis palabras y una foto:

ejemplo de SEO copywriting

¿Ya tienes más claro qué es el copywriting emocional y cómo sacarle partido para llegar a tus clientes?

¿Conoces algún ejemplo de copywriting emocional que te haya tocado la fibra? ¿Has usado tú esa técnica alguna vez?  Compártelo con nosotros en Redes.

¿Te ha gustado este contenido? ¡Pues tenemos más! Apúntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo artículo 🙂

Abrir chat