Que tu estrategia de marketing no dé miedo (ni en Halloween): 5 + 1 errores que no debes cometer.

Ni truco ni trato. En marketing hay errores terroríficos que hacen temblar cualquier negocio y que tienes que evitar sea como sea. Vigilando eso, ya puedes irte a celebrar Halloween con tranquilidad y dar miedo (pero del bueno).

 “¡No estamos para sustos! Afina tu estrategia para que no tenga fallos, y vámonos de fiesta”

Aunque pienses que lo tienes todo controlado, un repaso no te viene mal. No es la primera ni la segunda vez que todos cometemos errores de principiante, simplemente porque nos despistamos.

Como no queremos que eso te pase a ti, hoy queremos resumirte cuáles son los gazapos que más se cuelan por las rendijas… y pueden echar a perder muchas horas de trabajo.

¡Dales un escobazo y échalos de tu estrategia!

¡Esto no puede estar pasando! Ojo con estos 5 errores de marketing (y uno extra de regalo)

Como ya estamos disfrazados de brujos y listos para salir, no nos vamos a enrollar y pasamos directamente al meollo. Aquí tienes nuestro Top 5 de errores de marketing que tienes que evitar:

1. ¿Qué pasa con el móvil?

De principiante, ya lo sabemos. Pero eso no quiere decir que a veces no se nos olvide que el smartphone está ganando la partida y que es imprescindible tener una web responsive.

¿Cuánto hace que no lo revisas?

Si estás leyendo esto, es el momento de que eches un vistazo y te asegures de que la experiencia de usuario es igual de satisfactoria que en tu web. O más.

2. La estrategia de contenidos… para mañana

Pero, criatura, ¿aún no tienes un blog en tu web de negocio?

Te lo volvemos a recordar: tener una buena estrategia de contenidos y alimentar un blog con cabeza (y unos pases mágicos de SEO) es una inversión para el futuro.

No esperes cosechar al día siguiente, pero si eres constante y tus contenidos son buenos, tendrás ahí una herramienta que irá ganando valor con el tiempo, como un vino de los buenos.

Para que te animes a empezar hoy (no mañana) te contamos aquí cuáles son los beneficios de un blog a largo plazo.

3. ¿Redes sociales? ¿Qué son las redes sociales?

Que sí, que ya sabemos que da un poco de pereza estar todos los días ahí, publicando. Pero es parte del trabajo y hay que hacerlo. 

Lo mejor es que no te disperses publicando aleatoriamente aquí y allá, según te acuerdes. Céntrate. Elige dónde quieres estar (aquí te decimos cómo puedes saber qué red social te interesa más) e intégralo en tu estrategia. 

Con calendario, para no dejar las publicaciones a merced del viento que sople.

Y un punto más: hay quien sí alimenta sus redes pero desatiende a su audiencia. Es decir, no responde a comentarios. Pero es que ni un hola. Ni un corazoncito. Ni un pulgar hacia arriba. 

Da la impresión de que no hay nadie tras las redes. Si interactúas con tus seguidores, por poco que sea, humanizas tus redes y mejoras el engagement.

4. Tus fotos dan pena

Y no será por herramientas, que las hay capaces de convertir casi cualquier foto en un prodigio visual (aquí tienes algunas pistas para utilizar los filtros y efectos de Instagram).

Lo cierto es que unas fotos llamativas suman muchos puntos, ya que ayudan a captar la atención (que es lo que interesa, especialmente en redes sociales).

5. ¿Cuánto hace que no mides?

Nosotros somos unos enamorados de los números. Y más en concreto, de la analítica web.

Los números te indican si estás haciendo las cosas bien, regular o directamente la estás, ejem, cag… fastidiando con todo el equipo.

Eso solo se consigue analizando resultados.

Porque ¿de qué te sirve gastarte la pasta en una acción de marketing si luego no mides los resultados?

Que igual aciertas a la primera, pero, si no es así, los números te indican el camino a seguir.

Y el bonus track: tu cuñao se encarga (los domingos) del marketing de tu empresa

Esta, la verdad, es la que resulta más difícil de entender.

Porque está asumido que si quieres saber por qué te duele algo, vas al médico.

O para un asunto legal, vas a un abogado.

Entonces, ¿por qué para consultar tus asuntos de marketing aprovechas una sobremesa familiar con cuñaos? ¿Para ahorrarte unos euros?

Tratándose de tu empresa, no parece la mejor de las ideas. 

Como poco, estarás dejando de ganar clientes (y dinero) por no poner tu estrategia en manos de alguien que sabe lo que hace.

En el peor, directamente pierdes.

¿De verdad merecen la pena esos sustos? Aquí te contamos alguna cosilla más sobre el marketing “cuñao”.

Déjate de fantasmadas y afina tu marketing

Que no estás solo. Que si quieres te ayudamos. No tenemos varita mágica, pero sí conocimientos y las herramientas que hacen falta para exprimir el marketing hasta la última gota. 

¿Te interesa? Pues te contamos más, si quieres. Danos una llamadita o envía un email, y comentamos la jugada.

¿Te ha gustado este contenido? ¡Pues tenemos más! Apúntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo artículo😉

últimos Posts
Abrir chat