Explora (o crea) filtros y efectos en Instagram y dale caña a tus posts

¿Quieres darle un impulso a tu cuenta de Instagram? Una de las maneras de despegar es llamar la atención con tus publicaciones utilizando filtros y efectos para que tus imágenes impacten en tu audiencia.

“Haz que tus fotos y vídeos no pasen desapercibidos. Usa efectos y exprime Instagram hasta la última gota”

Porque, la verdad: los usuarios de Instagram hacen scroll muy rápido. Si tus publicaciones no tienen algo llamativo, un nosequé diferente que atrape la atención, tendrán menos vida que un suspiro.

Así que tenlo claro: tienes que atraer la atención como sea, y los filtros y efectos de Instagram pueden ser una muy buena ayuda para eso.

Pero te advertimos que son un mundo. Hay tanto que no te va a bastar una vida para explorarlo todo.

Es más, como no te andes con ojo te puedes perder un poquito.

Vamos a ver si podemos echarte un cable.

Filtros y efectos: ¿en qué se diferencian?

¿Ya has decidido qué red social te interesa más? ¿Es Instagram? Pues adelante entonces.

Seguro que alguna vez has visto algún vídeo con “efectos especiales” y has pensado: 

“¡Wow!, ¿cómo habrán hecho eso? ¡Yo también quiero!”.

Pues a base de filtros y efectos.

¿Son lo mismo? En realidad no, aunque muchas veces se confunden.

En esencia sirven para lo mismo: modificar las imágenes para hacerlas más atractivas, más chocantes, o más provocadoras… Lo que sea.

Pero lo hacen de una manera algo diferente.

Filtros, riesgo controlado

Los filtros son la opción más sencilla y, digamos, más “clásica”. Alteran la apariencia de la foto o vídeo modificando el color, brillo, luz, saturación… pero no su naturaleza o su contenido.

Si quieres publicar fotos en el feed, retocadas pero sin romperte la cabeza, son una buena opción. Elegir el filtro adecuado puede dar una apariencia sofisticada a cualquier foto y hacer que parezca profesional.

Efectos, la locura total

Luego están los efectos, una opción mucho más loca. Estos sí cambian la imagen… radicalmente.

Te permiten introducir elementos nuevos: ponerte bigote o gafas de sol, ampliar tu sonrisa para que te ocupe media cara o rodearte de una lluvia de estrellas y corazones. 

Muchos se basan en Realidad Aumentada, que consiste en poner una capa ficticia sobre la imagen real, con lo que las posibilidades son infinitas.

Los hay nativos de Instagram. Solo con esos ya tienes para entretenerte un rato, aunque si eres muy fan de la aplicación seguro que te los devoras en poco tiempo y enseguida quieres más.

No pasa nada. El universo de los efectos está en constante expansión. Muchos usuarios crean sus propios efectos y los suben para que tú también los puedas utilizar. 

Localiza la “Galería de efectos” y empieza a buscar. Como siempre, hay de todo. Pero si eres capaz de separar el grano de la paja, hay auténticas joyitas que puedes incorporar a tu cámara.

¿Y cuando se te acaban los recursos? ¡Creamos más!

Facebook ha visto el filón en la vena creativa de muchos instagramers y ha creado Spark AR Studio.

¿Es para todo el mundo? Sí y no. Si tienes algún conocimiento de diseño te resultará más sencillo hacerte con la herramienta. Si no lo tienes, tendrás que dedicarle un poco más. Pero poder, se puede.

Así que si te apetece investigar, ponte las pilas y al lío. Enseguida tendrás tus propios filtros y efectos.

Dicho esto…

¿Cómo puedes sacarle partido a los filtros y efectos de Instagram para tu branding?

Probar filtros y efectos es muy entretenido. Para qué nos vamos a engañar ¡es adictivo!

Otra cosa es querer utilizarlos todos para subir posts de tu marca. Si lo haces, tu cuenta puede ser un permanente Carnaval y confundir a tus seguidores.

Entonces…

¿Es conveniente utilizar filtros o efectos como parte de tu estrategia de marketing?

Sí… siempre que formen parte de una estrategia de marketing, valga la redundancia.

Es decir, si los filtros o efectos que vayas a utilizar están seleccionados para proporcionar a tu marca una imagen coherente y alineada con el resto de tu estrategia, entonces adelante.

Algunas compañías han sabido aprovechar este tirón para viralizar sus propios filtros.

Springfield, por ejemplo, dio la posibilidad a sus usuarios de crear su propia camiseta.

Ikea diseñó un filtro para decorar tu propia casa con muebles de su catálogo.

Pescanova hizo lo propio con un filtro, aprovechando el tirón de su “Rodolfo Langostino”. El usuario se ponía el característico bigote y al abrir la boca salían, ejem, sí, langostinos.

Red Bull, Mercedes, Domino’s Pizza… Cada vez son más las marcas que exploran esta posibilidad dentro de sus estrategias. 

Conectan muy bien con la audiencia, pueden hacerse virales y resultan innovadoras.

Pueden ser un acierto total.

¿Que quieres lanzarte a por más? Pues siempre nos quedará Tik Tok: suéltate la melena y utiliza filtros o efectos para resaltar tu marca.

¿Necesitas impulsar tus redes sociales? ¿Un empujón para despegar?

Te echamos un cable. Si has apostado por Instagram pero quieres darle un vuelta y vuelta, llámanos y te ayudamos a diseñar la estrategia que necesitas. 

Solo hace falta que nos cuentes tus planes y ponemos nuestro conocimiento y herramientas a trabajar para ti. No suena nada mal ¿verdad?

¿Te ha gustado este contenido? ¡Pues tenemos más! Apúntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo artículo😉

últimos Posts
Abrir chat