Marca personal VS marca corporativa:
juntas, pero no revueltas

Nos hemos dado cuenta de que algunas personas mezclan un poco los conceptos de marca personal y corporativa, y se acaban haciendo una ensalada con ambas ideas. 

Parece que hubiera que elegir uno u otro porque si no se pisan… O sea, que te decidas: norte o sur, playa o montaña, con piña o sin piña. Personal o corporativa.

cerillas

No es tan complicado. Hoy queremos contarte cómo lo vemos nosotros: la marca personal es básica y complementa a la corporativa.

El mercado evoluciona rápido y las empresas se fijan cada vez más en las marcas personales fuertes y bien diferenciadas.

“Una marca personal fuerte te individualiza y te saca del montón. Las empresas te querrán por quién eres, además de por lo que haces”.

Qué es la marca personal y por qué tienes mucho interés en potenciar la tuya (sí, lo tienes)

Ah, ¿que no sabías que te interesaba tanto construir tu marca personal? Termina de leer este post y  luego nos lo cuentas.

Si tuviésemos que resumir en una palabra lo que es la marca personal quizá sería esta: identidad. Pero no una identidad plana, como la que figura en tu DNI. Nos referimos a una identidad muy individualizada, con un carácter propio y valores que te distinguen del resto. 

Como aquí lo estamos enfocando hacia el tema profesional, se trataría de una identidad que resalta tanto tu expertise como tu valor humano. Te convierte en único.

De esa manera, dejas de ser Pep@ Pérez para convertirte en un profesional que se distingue entre la multitud.

Y atención, que aquí viene lo bueno: eso le interesa mucho a las empresas. ¿De qué manera? A eso vamos ahora mismo.

3 + 1 casos en los que es importante la marca personal

Veamos varios supuestos:

1. Trabajas por cuenta ajena

Si es tu caso, créenos, te interesa construir una marca personal fuerte.

Cada vez más, las empresas que buscan trabajadores quieren perfiles que vayan más allá de un buen CV (que es necesario, pero no lo único). 

Quieren personas que sepan comunicar su profesionalidad, y la forma de hacerlo es creando una marca personal que transmita su valor diferencial.

Es decir, las empresas no buscan empleados, sino “fichajes”. 

No quieren tener un programador, o un diseñador, o un ___ (rellenar con cualquier profesión).

Quieren tener al Messi (por decir algo) de los programadores, de los diseñadores o de lo que corresponda.

Es una inversión que sus clientes (que no son pasivos, sino que cada vez más buscan en las redes con quién van a tratar) sabrán apreciar.

Y sucederá esto: tu marca personal atraerá clientes a la empresa. Como te conocen, querrán que tú soluciones su problema, y no un trabajador, quizá bueno también, pero anónimo.

2. Trabajas para ti

Si eres autónomo también te interesa construir una marca personal sólida en torno a ti y tu actividad.

Quizás es el caso más obvio, porque tú eres tu empresa y la tienes que defender… 

Si tu público objetivo te conoce. Si te ganas el reconocimiento de tus compañeros de profesión. Si eres capaz de generar a tu alrededor suficiente movimiento e interacciones… acudirán a ti cuando necesiten un profesional de tu campo.

3. Eres un espíritu libre

Imagínate: quizás estás trabajando para terceros pero mantienes a la vez abierta otra línea de negocio. 

O quizá haces tareas de consultoría externa si te lo solicitan.

En todos esos casos, la marca personal es un imán que atrae oportunidades de trabajo o sinergias que te interesa aprovechar.

Extra: eres Bill Gates

Es un decir, claro. Pero nos quedamos con el ejemplo de una marca personal muy fuerte más una empresa puntera que, a su vez, es una marca corporativa potente. O sea, la tormenta perfecta para ser un caso de éxito.

Social Selling Index: comprueba cómo estás trabajando tu marca personal

Se trata de una funcionalidad gratuita que te ofrece LinkedIn y que, si no la has explorado, deberías probar. 

Para explicarlo de una forma sencilla: la plataforma evalúa tu perfil en función de distintos parámetros. 

    • Fortaleza de tu marca profesional
    • Calidad de tu red de contactos profesionales
    • Nivel de interactuación
    • Capacidad para crear relaciones
Gráfico y datos: social selling index

Y con los datos obtenidos te ofrece un resultado sobre tu presencia y tu “peso” dentro de esa red social. Es decir, te da una puntuación sobre cien, que te indica cómo estás haciendo las cosas para promocionar tu perfil personal.

Y si ese número es bajo, te da pistas sobre lo que tienes que trabajar para posicionarte mejor.

Tener un Social Selling Index alto te indica que estás trabajando correctamente tu marca personal, por lo que, como ves, es una herramienta muy interesante. Por aquí te dejamos el enlace para que lo tengas a mano.

Lo tienes claro: potencia tu marca personal

O deberías tenerlo claro después de haber leído esto. De todas formas, lo mejor si tienes dudas es que consultes.

¿Que necesitas una mano para centrar ideas y lanzarte? No hay problema,  podemos echarte una mano con eso. Contáctanos y hablamos de estrategias de marketing, nuestro tema de conversación favorito 😉

¿Te ha gustado este contenido? ¡Pues tenemos más! Apúntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo artículo 🙂

Abrir chat