[Caso de éxito] Un cambio de estrategia en Google Ads que disparó las ventas

Si te decimos que tenemos un caso de éxito, y que lo hemos logrado haciendo lo que (se supone) que no hay que hacer ¿cómo te quedas?

A veces, en marketing, hay que salirse del camino y arriesgar. 

piñas-otoño

Eso no quiere decir ir a lo loco, ni mucho menos. Por algo nuestra palabra favorita es estrategia. Con una buena estrategia (conocimientos + imaginación) llegan los buenos resultados.

“Ya lo dijo Picasso (y eso que no sabía de marketing):la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

Nuestro cliente se estaba gastando un auténtico dineral en Google Ads y no obtenía el retorno que esperaba, pero no sabía por qué.

Y nada nos gusta más que los acertijos (de marketing).

Vamos, que en IsAuramedia nos ponen delante un desafío como este y somos más felices que un ratón encima de un queso.

Así que ¿qué hicimos? Nos frotamos las patitas y empezamos a trabajar.

¿Te lo contamos?

piñas-otoño

El viaje hacia nuestro caso de éxito
(un poquito a contradirección)

Nuestro cliente es un ecommerce que trabaja en el mercado nacional. En el sector de los aparatos de fitness. Tiene tiendas físicas, muy populares, y también una marca online menos conocida.

Tiempo antes de llegar nosotros todo iba viento en popa. Tenían una cuenta de Google Ads que funcionaba muy bien. Obtenían una rentabilidad razonable para la inversión. Eran felices y comían perdices.

Pero por una serie de razones (técnicas y no técnicas) un día las perdices se terminaron.

Fuente: Google Ads

La cuenta dejó de ser rentable. En pocos meses, sus campañas se quedaron prácticamente sin resultados.

¿Sabes esos gráficos del crack bursátil del 29, con la flecha roja en picado hacia abajo? Pues imaginaos uno así. El susto que ningún ecommerce se quiere llevar.

¿Qué se podía hacer?

Llamarnos a nosotros, claro 😉

Toc, toc… 

Y esto fue lo que hicimos:

pasos en la creación de las campañas de google adwords

1. Hacer borrón y cuenta nueva

Enseguida vimos que la cuenta había tocado techo.

Así que lo primero fue hacer una limpieza para empezar desde cero.

Redefinimos tanto las palabras clave como la forma de adjudicarlas a los anuncios, y distribuimos de otra manera el presupuesto.

Traducido a lenguaje de marketing: remodelamos el embudo de ventas con una nueva estrategia. 

running

2. Pensar como el cliente final

Cuando nos pusimos a trabajar, vimos que adquirir una máquina de fitness ya podía ser considerada una compra por impulso. 

Eso cambiaba bastante las cosas.

En general, cuando una persona quiere comprar suele buscar información en Google: “mejores cintas de correr”, “cintas de correr mejor calidad precio”, etc.

Vamos, que se lo estudia.

Salvo que ya lo tenga claro, entonces avanza en el embudo de compra y se sitúa directamente en “comprar cinta de correr”.

Pero… ¿no dicen que no se puede posicionar una keyword demasiado abarcante? Intentar rankear keys muy genéricas es como lanzarse de cabeza al océano ¿verdad? 

Nosotros no estamos tan seguros…

3. Crear una estrategia

En estas 4 claves basamos la nuestra:

A. Apostar por keywords transaccionales amplias

Como vimos que el cliente no estaba en la parte alta del embudo, sino más cerca de la compra, apostamos precisamente por esas keys genéricas.

Calculamos que así llevaríamos al cliente directamente al producto evitando el paso por páginas intermedias.

B. Currarnos los anuncios de Google

Esto es algo que no se suele cuidar, y es un error. El resultado: anuncios malos.

Nosotros trabajamos los anuncios para que tuviesen más de un título, más de una descripción, y que fuesen responsive. Al tener varias versiones, Google Ads muestra la que mejor responde a cada búsqueda

C. Potenciar el remarketing

Las campañas de remarketing impactan en la gente que ya ha visitado la página, y eso las hace más eficientes (tienen una tasa de conversión más alta). 

Por eso es interesante cuidarlas. 

Con el remarketing hacemos que el cliente “baje” en el embudo de conversión y llegue al final: hacer una compra.

D. Reestructurar las campañas de shopping

Reestructuramos las campañas para smart shopping y aplicamos filtros para dejar fuera todas aquellas categorías en las que teníamos un ROI (retorno de la inversión) malo. Así, enfocamos el presupuesto en aquellas categorías con mejores conversiones.

4. Crear un calendario

Para optimizar los recursos (o sea, la pasta) decidimos dividir el mes en dos.

    • Primera quincena: ponemos en marcha las campañas genéricas que meten clientes en el embudo. Como estas campañas cuestan dinero, solo las tenemos activas durante la primera mitad del mes.
    • Segunda quincena: pasamos al remarketing, bastante más económico. Como los clientes ya han entrado en el embudo, este tipo de anuncios empujan hacia la compra.

Y el mes siguiente, vuelta a empezar. A por clientes nuevos.

¿Por qué? Bueno, nadie se compra dos cintas de correr el mismo mes, ¿verdad?

13-septemeber

5. Recoger resultados

Gracias a la reestructuración de la cuenta, ha aumentado el ROI y disminuido la inversión.

Digamos que la flecha del gráfico ya apunta hacia arriba.

Resultado: cliente satisfecho. Ha visto los resultados y confía en nosotros.


¡Y solo te hemos hablado de lo que hemos hecho en Google Ads! También le hemos dado una vuelta a los anuncios de Facebook como apoyo a esta estrategia, pero eso te lo contamos otro día 😉

Fuente: Google Ads

Tú también puedes sacarle
más partido a Google Ads

¿Te ha parecido magia lo que te hemos contado? Pues no, es marketing.

Y nos hemos dejado cosas (no te lo íbamos a contar todo en este post).

Si crees que no le estás sacando jugo a tu estrategia de anuncios de Google, puedes ir echando un vistazo a este contenido, donde te explicamos cosas sobre cómo posicionar con Google Ads.

O si lo prefieres, puedes llamarnos y contarnos qué necesitas. Pondremos a funcionar nuestras neuronas para ti.

¿Te ha gustado este contenido? ¡Pues tenemos más! Apúntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo artículo 🙂

Abrir chat