Covid y teletrabajo: nuestra experiencia (y algunas reflexiones)

¬ŅC√≥mo hemos cambiado, dos a√Īos despu√©s? Por si a√ļn te pillamos sin haberte tomado el caf√©, nos referimos a la pandemia. El virus que lleg√≥ y lo puso todo patas arriba. Hoy nos ponemos un poco nost√°lgicos (para bien) y queremos hablarte de trabajo y teletrabajo. As√≠ hemos cambiado.

CITA: ‚Äú¬°¬ŅYa han pasado dos a√Īos!? Y aqu√≠ seguimos. A m√°s dificultades, m√°s ingenio y soluciones‚ÄĚ.¬†

Pese a todo, hemos seguido trabajando y creciendo. 

Porque si algo ha demostrado la raza humana a lo largo de los siglos, es que a√ļn en las circunstancias m√°s dif√≠ciles, encuentra la forma de seguir adelante. Somos unos supervivientes.

Hoy nos apetec√≠a hacer un repasillo de cosas que hemos aprendido en estos dos a√Īos raros, raros, raros‚Ķ y que nos han hecho crecer personal y profesionalmente.

Y, sobre todo, queríamos reflexionar sobre cómo las personas, cuando vienen mal dadas, sacamos lo mejor de nosotros.

Porque de todo hay que sacar ense√Īanzas positivas, ¬Ņverdad?

Ahí vamos con las nuestras.

Covid y teletrabajo: nuestra experiencia (y algunas reflexiones)

Como nadie se esperaba que algo así pudiese suceder, hubo que improvisar. 

Qu√© te vamos a contar que no hayas vivido t√ļ tambi√©n ¬Ņverdad?

En cuesti√≥n de d√≠as, tuvimos que redise√Īar nuestros planes y adaptarnos a lo que se nos ven√≠a encima.

De pronto, todo el mundo tenía una palabra en mente: teletrabajo. Porque solo teletrabajando se podían salvar los muebles. 

Así que, cuando todo se paró en seco, quien ya se había apuntado al trabajo no presencial pudo mantener la actividad.

Y ahí, la verdad, en IsAura Media teníamos mucho camino andado. 

Nosotros ya estábamos organizados hacía tiempo para teletrabajar, con una red de colaboradores, proveedores de servicios y clientes acostumbrados a gestionar cualquier proyecto de forma remota.

Ya te hemos hablado de nuestra forma de organizarnos, e incluso te hemos compartido nuestras herramientas favoritas.

Pero la sorpresa vino cuando vimos cu√°nta gente empezaba a arrimar el hombro, cambiando sus h√°bitos laborales de la noche a la ma√Īana y meti√©ndose de cabeza en el teletrabajo.

De pronto, el trabajar desde casa pasó de ser una anécdota en el mundo empresarial a una solución eficaz, productiva… y un salvavidas en tiempos de pandemia.

¬ŅHa cambiado (realmente) la forma de trabajar?

Creemos que durante los meses más duros de la pandemia se cayeron muchísimos mitos sobre el teletrabajo.

Los peores temores empresariales se volatilizaron: ni se rendía menos ni se procrastinaba más. Todo lo contrario.

Virus aparte, lo que ha quedado claro es que la posibilidad de conciliar es algo que las personas valoran mucho, así como no perder tiempo en desplazamientos (algo que, en ciudades grandes, es hasta dramático) y poder tener más flexibilidad a la hora de organizar su jornada y cumplir objetivos.

¬ŅNos tiramos mucho a la piscina si decimos que la posibilidad de teletrabajar aumenta la felicidad y la satisfacci√≥n, por equilibrar mejor la faceta personal y laboral?¬†

Nosotros, bas√°ndonos en lo que tenemos cerca, creemos que no es tirarse a la piscina, sino constatar la realidad.

Aun así, la cosa va despacio.

Una vez pasado lo m√°s duro de la pandemia (cruzamos los dedos) y con una casi total vuelta a la normalidad ¬Ņqu√© pasa? Pues que hay un ‚Äúpeque√Īo‚ÄĚ desfase entre lo que quieren las empresas y lo que quieren los trabajadores.

De un lado, casi tres cuartas partes de los directivos abogan por retomar el modelo de trabajo presencial de antes de la pandemia. 

Del otro, más del 90% de los trabajadores que han probado el teletrabajo, quieren mantenerlo, y reservar la parte presencial solo para cuando sea necesaria (si quieres saber más, aquí tienes datos).

¬ŅC√≥mo se va a resolver esto en el futuro inmediato?

Quiz√° lo que acabe triunfando es un sistema mixto, un ‚Äúni pa‚Äôti, ni pa‚Äôm√≠‚ÄĚ, que combine lo mejor de ambas opciones, algo que algunas empresas ya est√°n proponiendo.

Nosotros seguimos (tele)ayud√°ndote a crear estrategias de marketing digital

De todo lo pasado, nos quedamos con lo bueno: hemos visto que las personas, incluso en los peores momentos, trabajamos juntas para salir adelante.

Improvisamos lo que haga falta, organizamos reuniones en la cocina o montamos un despacho en la luna. Además, muchos de nuestros clientes vieron en esos días que digitalizar su negocio ya no era una opción, y se lanzaron a la aventura.

Hoy ya han comprobado resultados y siguen apostando por el marketing digital y haciendo crecer su proyecto.

Y eso nos parece emocionante. Si quieres que te ayudemos a ti también a sumarte al carro, solo tienes que llamarnos o escribirnos y contarnos qué quieres hacer. El cómo ya te lo decimos nosotros.

¬ŅTe ha gustado este contenido? ¬°Pues tenemos m√°s! Ap√ļntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo art√≠culoūüėČ

√ļltimos Posts