Green marketing. ¿Te preocupa la sostenibilidad de tu empresa? ¡Que se vea!

Si ya trabajas para que tu empresa sea cada día más respetuosa con el medio ambiente, lo siguiente es comunicarlo a tu comunidad, usuarios y clientes. El green marketing está para ayudarte a hacerlo.

“¿Tu empresa se preocupa por la sostenibilidad? Entonces, haz que el mundo lo sepa. No descuides el green marketing”

Es posible que el green marketing sea tendencia (que lo es) pero no le dedicamos un post solo por eso.

Lo que queremos es explicarte de manera sencilla que, en la medida en que los hábitos de los consumidores cambian y sus exigencias apuntan hacia la sostenibilidad, tu empresa debe adaptarse tanto por dentro como por fuera.

Es decir, afinar tanto sus prácticas internas como su estrategia de comunicación para dar a conocer los cambios entre su público objetivo.

Y ahí es donde entra el green marketing.

¿Te damos algunas pistas más?

Qué es el green marketing o marketing ecológico

Tenemos claro que el objetivo de toda empresa es vender sus productos o sus servicios, ¿verdad? Para eso está el marketing: para ayudar a vender más y mejor.

Es hora de darle una vuelta de tuerca a ese concepto.

El marketing verde se centra en la comunicación del propósito de la empresa, más allá de la venta pura y dura. Se trata de resaltar unos valores que van más allá del beneficio económico particular y aspiran a contribuir a un beneficio global. Y estos son sus 5 pilares: 

1. De dónde viene (tu producto) y a dónde va

Los consumidores les hacen muchas preguntas a las empresas relativas a la procedencia y la forma de producción de los artículos que venden:

    • ¿Dónde y en qué condiciones se fabrican?
    • ¿Cuánto cuesta su producción?
    • ¿Utiliza materiales o ingredientes nocivos para el medio ambiente?
    • ¿Los productos se reciclan o se reutilizan habitualmente?
    • ¿Cuál es la huella ecológica que dejan?

Por las mismas razones, cada vez se inclinan más por los productos de proximidad, cuyo transporte se presupone más sostenible, y dejan de comprar aquellos que tienen un coste medioambiental más alto.

2. El envoltorio importa

Habrás oído hablar del packaging sostenible y a lo mejor piensas que es una inversión que no te apetece hacer. ¿De verdad tiene tanta importancia?

Pues sí, la tiene, y es algo que los consumidores miran a la hora de comprar, ya que lo asocian (con razón) a las buenas prácticas medioambientales.

Ten en cuenta que, aunque el cambio pueda suponer un desembolso inicial, te estarás orientando hacia un público que aumenta cada día, dispuesto a pagar un poco más si tiene la seguridad de que lo que consume tiene el mínimo impacto posible.

3. Huye del greenwashing

Anota y subraya: el consumidor no es tonto. 

El greenwashing es una estrategia de marketing de “lavado de imagen”. Hay compañías que no cambian sus prácticas, y sin embargo se gastan un pastizal para que sus equipos de comunicación transmitan unos valores y una responsabilidad social que no se corresponden con la realidad.

¿De verdad te interesa ir por ahí? Quizá funcione puntualmente, pero realmente no es una buena estrategia a largo plazo.

Entiende que “lo verde” ya es una ventaja competitiva. Disimular no te llevará lejos. Invertir en esa dirección, sí.

La tendencia hacia la sostenibilidad no es una moda pasajera, así que cuanto antes asumas prácticas responsables, mejor para tu empresa.

4. Colabora con asociaciones y entidades

El trabajo conjunto es una muy buena idea. Las acciones colaborativas bien planteadas multiplican su efecto. 

No pienses que colaborar está fuera de tu alcance porque no tienes capacidad de hacer donaciones espectaculares, como algún gran empresario. Mira estas 7+1 formas de que tu empresa se implique en causas sociales sin donar pasta. 

Basta con tener ganas y darle un poco a la neurona para que aparezcan maneras baratas de echar una mano. Mira a tu alrededor y seguro que encuentras causas locales en las que implicarte.

5. Buena comunicación

Los consumidores están con la oreja puesta y muy atentos a los valores, el propósito y la visión de cada empresa. 

Pero para que realmente lleguen a saber qué hace tu empresa y qué no hace, tienes que preocuparte de comunicarlo bien. Por eso este último punto es tan importante y engloba todos los demás.

Eso incluye hacer un esfuerzo de transparencia, tanto para lo positivo como para lo negativo. Por eso también es importante gestionar una crisis provocada por un error o mala praxis. Si hay una metedura de pata (y la reputación de tu empresa pende de un hilo) reconócelo pronto y pon los medios para solucionarlo. 

Lee aquí para más pistas sobre cómo gestionar las crisis de reputación en redes.

Revisa tu estrategia de comunicación y apúntate al green marketing

Tan importante es llevar a cabo iniciativas verdes como integrarlas en tu estrategia de marketing y transmitirlas de la manera adecuada.

Si no, estarás trabajando por la sostenibilidad pero dejando pasar una oportunidad de oro en lo que a green marketing se refiere.

¿Necesitas una ayudita para plantear una estrategia de marketing coherente, que englobe todos estos aspectos? Podemos echarte una mano. Ponte en contacto con nosotros y hablemos de ideas.

¿Te ha gustado este contenido? ¡Pues tenemos más! Apúntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo artículo😉

últimos Posts
Abrir chat