Clave de éxito para webs multilingües: crea contenidos en idioma nativo

Si tu web o tu blog tiene vocación internacional, tendrás que crear contenidos en diferentes idiomas. ¿Va a ser eso un problema? ¿Supone un freno a la expansión de tu proyecto? Ni muchísimo menos. Solo ten en cuenta un truquillo: crea contenidos en el idioma nativo.

“Si tienes una web multilingüe, no tires de Google Translator (o te arrepentirás)”.

¿Y por qué te decimos esto? Porque una buena traducción hace que tus textos tengan naturalidad y conecten mejor con el público al que van dirigidos.

Pero es que, además, las traducciones de baja calidad pueden afectar (y mucho) al SEO de tu web. Y ahí ya empezamos a sacar las banderas rojas.

¿Te contamos más? Te contamos más.

Por qué crear contenidos en idioma nativo es un plus

Hay muchas razones, pero hoy vamos a centrarnos solamente en una: porque a Google no le gustan las malas traducciones.

Dicho de otra manera: valora positivamente que los sitios multilingües tengan textos de alta calidad, por lo que si tienes una web con apartados en distintos idiomas, todos deben estar cuidados y con un nivel de calidad similar (ya te hemos hablado antes de la importancia de crear buenos contenidos). 

No vale que haya una versión buena (en el idioma original), y las demás sean un burdo copiapega del Google Translate o una traducción de tu primo que tiene el B2 de francés.

Hace poco vimos a John Mueller (que, si no lo sabes te lo decimos nosotros: es analista de tendencias en Google) hablando sobre cómo valora Google las webs en varios idiomas. Y lo que contó te interesa mucho.

Resulta que, si tienes distintas versiones de tu web en varios idiomas (bajo un mismo dominio, se entiende) y hay diferencias abismales de calidad entre ellas, todas las versiones serán penalizadas.

El tema es especialmente doloroso cuando tu sitio está bien posicionado y, para crecer, decides hacerlo multilingüe: si las traducciones son muy pobres, puedes hundir el SEO de tu web.

Es así porque las malas traducciones de una parte del sitio, afectan negativamente al sitio completo y tiran de él hacia abajo.

Si esas partes de tu sitio web están indexadas y aparecen en las búsquedas, van a mandarle señales negativas a Google. Le van a decir que ese sitio quizá no tiene tanta calidad como había estimado en un principio y que debería bajarle puestos en el ranking.

Obviamente, no es el único factor que Google tiene en cuenta para medir la calidad de un sitio, pero es importante tener esto en cuenta. 

Cuanto más esquives las malas puntuaciones, tanto mejor para tu sitio web.

Más razones para no usar un traductor automático (en temas serios)

¿Lo haces? Mother of the beautiful love, deja de hacerlo para proyectos profesionales.

Es demasiado fácil (aunque pueda resultar muy tentador) y puede generar unos patinazos épicos en tu web. Y eso es una forma estupenda de cargarte tu reputación digital. 

Las traducciones automáticas son muy, pero que muy pobres:

    • No suenan naturales: un nativo distingue a la primera si lo que lee suena encorsetado. 
    • Suelen tener problemas con la polisemia (palabras con distintos significados): ¿qué te parecería traducir casco histórico como historic helmet? Duele, ¿eh?
    • A veces, traducen los nombres propios sin venir a cuento: un ejemplo famoso fue el Ayuntamiento de Santander, que tiró en su web de traductor y llamó Loot Center (centro del saqueo) al Centro Botín. Luego lo arreglaron pero quedaron fatal, la verdad. 
    • No siempre detectan los false friends, expresiones que se parecen mucho en los dos idiomas (origen y destino) pero que significan cosas diferentes. ¿Sabías que espantoso en portugués es algo bueno? ¿O que estar constipated en inglés no tiene nada que ver con un catarro?

Y ya ni hablamos de detectar matices culturales, que es lo que diferencia una traducción excelente de otra mediocre.

Contrata profesionales nativos. ¿Te ayudamos a hacerlo?

Para nosotros, la calidad de los textos es fundamental. Lo hemos cuidado en nuestra web, que está en cuatro idiomas (español, inglés, francés y portugués).

Y podríamos hacerlo en otras lenguas en cualquier momento, porque tenemos contactos con redactores y consultores nativos en 18 idiomas.

Así que si tienes intención de expandir tu proyecto por el mundo, no te arriesgues. Consúltalo con nosotros y te podemos facilitar los medios para que tu web esté en el top de calidad en cualquier idioma que necesites.

Venga, anímate y cuéntanos tu proyecto. Somos todo oídos.

¿Te ha gustado este contenido? ¡Pues tenemos más! Apúntate justo debajo y te mandamos un correo para avisarte cuando colguemos un nuevo artículo😉

últimos Posts